NUEVA DINÁMICA

La información publicada en este blog de biomagnetismo (curación con imanes) es de carácter informativo y por ningún motivo debe suspenderse el tratamiento recomendado por el médico general o especialista de cada paciente, es una terapia complementaria.

Si te gusta el blog te pedimos nos ayudes a compartirlo con más personas presionando el botón de g+1 que encontrarás más abajo, GRACIAS!!

Translate

BIOMAGNETISMO Y ALIMENTACIÓN.

    Uno de los temas importantes cuando alguien llega a terapia es saber qué come y por qué lo come, por eso les comparto lo que hago con las personas que vienen a consulta, hacemos una rápida revisión de lo que hay en su refrigerador y alacena, esta entrada es importante porque considero que la terapia de biomagnetismo debe ir acompañada de muchos más elementos y entre ellos la alimentación de cada paciente.

     Es por esto que comparto una forma práctica, nada especializada, algo sencillo, que con sumas y restas básicas la persona en consulta y como consecuencia su familia se den cuenta y modifiquen o balanceen lo que pueda estar alterado en su dieta (sin considerar cálculos calóricos y balanceo de grasas, proteínas y carbohidratos que ya lo pueden hacer con ayuda de un nutriólogo). 

    Cada domingo voy al mercado de la colonia (barrio) donde vivo, a comprar todo lo que voy a consumir durante la semana, a quienes vienen a terapia les muestro de manera muy sencilla como hacer una valoración de lo que le están dando a su cuerpo y les muestro esta imagen de mi refri, donde coloqué algunos números en amarillo y otros en rojo, los números amarillos para los alimentos que brindan salud al cuerpo y los números en rojo para los que pueden alterar nuestra salud si no equilibramos nuestra dieta o abusamos de ellos, y les pido que sumen 1 punto por cada número amarillo y al total le resten 1 punto por cada número marcado en rojo:
La numeración corresponde a:

1.- Fresas (frutillas)          6.- Arroz                     11.- Jitomate (tomate)
2.- Naranjas                       7.- Cebolla morada   12.- Papas
3.- Bananas (plátanos)     8.- Chile poblano       13.- Guayabas
4.- Cilantro                         9.- Lechuga               14.- Tunas
5.- Perejil                          10.- Chile morrón.      15.- Col rizada 

16.- Ejotes (vainitas)          21.- Limones                 26.- Chile habanero
17.- Zanahorias                  22.- Queso rayado        27.- Mermelada
18.- Calabacitas                 23.- Crema                    28.- Mermelada
19.- Pepinos                       24.- Raíz de jenjibre     29.- Chile serrano
20.- Hongo Z                      25.- Yogur de mango    30.- Leche de vaca

31.- Refresco de cola 

Resultando: 24 alimentos frescos y 7 envasados o que consideraremos no tan saludables.

     La explicación de lo que deben de marcar en número rojo cuando vayan a su refri y alacena es a todo alimento que venga envasado, lácteos, refrescos o jugos previamente procesados y carnes.

 Después de que hacemos este ejercicio con la muestra del refri que les doy les pido que piensen en su refri y hagan lo mismo; en muchos casos, encontramos que la numeración es negativa, es decir, que hay muchos más productos que pueden alterar la salud por su consumo desmedido, encuentran que en su refrigerador y alacena abundan productos procesados más que los naturales o "frescos", y lo más interesante es cuando pregunto ¿Por qué?
Las respuestas que he recibido son: por comodidad, por que así me enseñaron, porque es práctico de esta manera, no sabía, porque me gusta.

Y esta sencilla herramienta es muy útil porque aquí viene la herencia, en algunas ocasiones he atendido a familias que el 80 % o más de sus integrantes padecen alguna enfermedad idéntica, por ejemplo, diabetes, y al revisar las condiciones de su alimentación nos damos cuenta que el factor genético que pudieran tener se incrementa porque todos aprendieron a comer de la misma forma, así la mamá heredó a los hijos la forma de alimentarse, que involucra desde la compra hasta la preparación de los alimentos; y de esa forma intervenimos a que a partir de ese momento el paciente se de cuenta de que la herencia que recibió la puede reestructurar y pasar a sus descendientes con una nueva información.

     Así como revisamos de forma práctica el refri podemos hacer puntuaciones para cada comida que hacen, por ejemplo, que piensen en su desayuno, comida y cena y saquen sus propias cuentas;  

Por ejemplo en la siguiente fotografía les pido que hagan el mismo ejercicio, y obtenemos que los componentes son:
Jugo de cítricos: fresa, limón, naranja, guayaba. 4 puntos
Plato de fruta: tuna, plátano, yogur de mango, amaranto. 3-1= 2 puntos
Plato 2:  dobladas de hongos con perejil y cebolla; arroz y salsa: 4 puntos



Así obtenemos 10 puntos positivos en nuestro desayuno.

     Cuando no estamos tan rigurosos en la combinación de frutas y verduras o con una orientación especializada, podemos hacer lo anterior (porque aquí me reprocharían mis amigos nutriólogos especialistas por mezclar frutas cítricas con dulces en el mismo alimento), pero con los pacientes vamos poco a poco en la transición, lo hacemos todo muy sencillo para luego ir afinando los detalles. 

Ejemplo de una paciente que me platicó su desayuno:
1 taza de café con leche
1 pieza de pan dulce

Analicemos:  
taza de cafe: café, leche de vaca, 2 cucharadas de azúcar.
pan: harina de trigo refinada, azúcar refinada, mantequilla o aceite, huevo.

Obtuvo 7 puntos negativos  pues el organismo recibió una mezcla de alimentos nada frescos o de bajo aporte nutricional, estos alimentos ricos al paladar, como el desayuno de nuestra paciente, pueden consumirse como un extra, pero no como base, (desintegré los componentes del pan para que nos demos cuenta que a veces un producto puede restar muchos puntos a los alimentos frescos, por ejemplo si al desayuno mostrado en la fotografía anterior donde obtuvimos 10 puntos positivos  le agregamos una pieza de pan de dulce, no nos quedarían 9 puntos, sino, le tendríamos que restar 4, quedando 6 puntos positivos en total). 

     Este ejercicio lo podemos hacer con los niños en forma de juego, y ellos lo aprenderán rápido y crecerán con este concepto de saber balancear las golosinas  (dulces y cosas "ricas" a su paladar, y todos los alimentos con bajo valor nutricional) con los alimentos ricos en nutrientes.
     
   
     Es importante también la desinfección de frutas y verduras; en la siguiente foto están en proceso de desinfección fresas (frutillas) y en la cacerola azul se está desinfectando perejil y cilantro, 15 minutos sumergidos en agua con plata coloidal.

 Y como un apoyo a todas las funciones del organismo, tener siempre disponible para consumo, agua que esté en contacto con un campo magnético estático, sometido a las dos polaridades.

   En las siguientes imágenes se muestra la manera de como colocar los imanes para conseguir que el agua esté en contacto con el campo magnético estático.

  Imagen 1. Vaso de vidrio con agua y debajo un imán con la polaridad negativa soportando el vaso.

Imagen 2. Vaso de vidrio con agua y debajo un imán con la polaridad positiva o sur soportado el vaso.

 Para beber el agua previamente influenciada por el campo magnético en ambas polaridades es necesario mezclar medio vaso con el agua sometida a la cara negativa del imán y medio vaso con el agua sometida a la cara positiva del imán y beber inmediatamente.

El agua es considerada una sustancia diamagnética por tanto en estricto respeto a la teoría, cuando el vaso se retira del contacto con el imán el ordenamiento de los electrones que se consiguió con el campo estático se perdería inmediatamente (he revisado sitios de internet, repetitiva la información sobre que entre más tiempo esté el agua en contacto con el campo magnético mejor, no encontré en estos sitios argumento que apoyara esa consideración, por tanto, si nos quedamos con el concepto de diamagnetismo, entonces el agua al contacto con el campo magnético ya estaría lista para beberse a los segundos de habersele colocado bajo la influencia del campo magnético estable); pero en otro orden de ideas, así como en la homeopatía que revisamos con las sales de schüssler, en donde se generan polímeros al hacer la dilución o trituración aunque en el solvente ya no queden residuos del soluto, algo sucede en este proceso que la propia configuración del agua algo ganó, es lo que intuyo, porque no tengo evidencia, lo mismo con el agua magnetizada, algo se modifica al entrar en contacto con un campo magnético estable.

     Con estas consideraciones la idea sería tomar lo recomendado normalemente, unos 8 vasos de agua al día, pero hagan la prueba con sus pacientes y en ustedes mismos para generar información de valor, registrando los cambios que se observen con este sencillo procedimiento de que esos 8 vasos de agua que tomen al día sean la mezcla de medio vaso de agua que previamente estuvo en contacto con campo magnético negativo y medio vaso con agua previo contacto con campo magnético positivo, 1 mes constante y veamos que ocurre.

       Si alguien de ustedes amig@s lectores ya tiene evidencia o registros útiles sobre la respuesta de sus pacientes al "agua magnetizada" (lo pongo entre comillas porque considero que es un término incorrecto) sería maravilloso que lo compartieran en este espacio.


     Saludos a tod@s.
Nos vemos en la siguiente entrada.

Carlos Aragón