NUEVA DINÁMICA

La información publicada en este blog de biomagnetismo (curación con imanes) es de carácter informativo y por ningún motivo debe suspenderse el tratamiento recomendado por el médico general o especialista de cada paciente, es una terapia complementaria.

Si te gusta el blog te pedimos nos ayudes a compartirlo con más personas presionando el botón de g+1 que encontrarás más abajo, GRACIAS!!

Translate

VIH y SIDA (Parte 2): Tratamiento complementario mediante Biomagnetismo

Amigos y amigas del blog, esta es la segunda entrega de la exposición de VIH y SIDA, toda la teoría será tratada por el Dr. Jorge R. y algunos puntos de biomagnetismo que en experiencia hemos aplicado en terapia para apoyar al tratamiento de personas que presentan esta enfermedad.

I.- PATOGENIA Y FISIOPATOLOGÍA: Como toda enfermedad, los mecanismos de cómo se producen suelen ser los más difíciles de comprender. Para hacerlo lo más sencillo posible, podemos decir que la piedra angular del VIH es la inmunodeficiencia, en la cual se producen una serie de sucesos que conllevan a este resultado.
Dijimos que el principal blanco del VIH eran las células T colaboradoras o CD4. El mecanismo por el cual se dañan estas líneas celulares es multifactorial, e incluye procesos varios procesos. Los efectos patógenos del virus generan así una serie de sucesos en cadena que produce desde el comienzo de la infección hasta las etapas más avanzadas, cuya consecuencia es la Inmunodepresión Adquirida.
IA.- INFECCIÓN PRIMARIA: Al inicio de la infección, es importante la interacción del virus con células blanco para producir la infección, en este caso toma importancia el tejido Linfoide –tejido especial rico en Leucocitos encargado de filtrar el organismo y a la vez mantener las presiones internas del cuerpo -, sobretodo el Tejido Linfoide Intestinal, donde el VIH realiza particularmente sus primeras replicaciones para establecer la infección como crónica y persistente. El VIH coloniza el tejido linfoide, produciendo la primoinfección y la posterior viremia. Se ha visto que las células dendríticas presentes serían importantes en esta primoinfección y ayudarían al virus a llegar a su principal objetivo de los Linfocitos T-CD4.
IB.- PERSISTENCIA DE REPLICACIÓN VIRAL: Hay algo que hace especial la infección por VIH en el marco de infecciones humanas, y es que a pesar de la enérgica respuesta inmune frente al virus, éste no logra ser eliminado completamente excepto en raras ocasiones y se desarrolla una infección crónica con una replicación viral constante hasta llegar a las etapas terminales de la enfermedad. Un dato curioso de esto, es que mientras otras enfermedades virales no logran eliminarse tampoco del organismo, como el caso del Virus del Herpes, por ejemplo, sí estos se mantienen latentes (sin replicación) hasta que se desencadene un nuevo brote cuando se dan las condiciones para que se produzcan, en cambio el VIH a pesar de su latencia clínica, microbiológicamente no hay latencia y se sigue replicando en escasa cantidad.
IC.- RESERVORIO DEL VIH, UN OBSTÁCULO: Todos los individuos infectados de VIH poseen una reserva de Linfocitos CD4 que alcanzan la infección, lo que les hace actuar como un reservorio viral persistente, latencia que puede durar hasta setenta años para que estas células infectadas en reserva se puedan eliminar por completo. El problema es que el virus aquí continúa replicándose en muy baja cantidad, a veces incluso en niveles indetectables. Los principales lugares de reservorios del virus suelen ser: Tejido Linfoide (Ganglios Linfáticos, Bazo, etc.), así como Sangre periférica y Sistema Nervioso Central, entre otros.
ID.- ÓRGANOS LINFOIDES Y EL VIH: Como dijimos, aquí ocurre la infección primaria para su erradicación. Aquí ocurre un alto grado de activación celular, con activación continua de células T-CD4 que favorecen a la replicación vírica. Aquí también juegan un papel importante un tipo celular, llamado Células Dendríticas Foliculares, presentes en los ganglios linfáticos y que ayudan a presentar los antígenos a los Linfocitos, el VIH se adhiere a estas células y es probable que este mecanismo sea el responsable de la unión primaria del virus a los Linfocitos T que son atraídos al tejido linfoide. A medida que esto avanza, se produce muerte celular de las Células Dendríticas y una atrofia del tejido linfoide infectado, con la destrucción del tejido linfoide progresivo ayuda a que la enfermedad empeore aún más.
IE.- ACTIVACIÓN CELULAR: Para la propagación e infección del virus a las células es necesario que exista una activación del Sistema Inmunitario. El Sistema Inmune, al igual que todo el cuerpo se encuentra en un constante equilibrio y se activa sólo cuando existe un antígeno o una infección a la cual responde, y una vez vencida vuelve a su estado de equilibrio. En el VIH lo que ocurre es una activación crónica y constante del Sistema Inmunitario, esto es con el fin de que el virus aprovecha esta actividad celular constante para reproducirse más eficazmente. Es por ello que toda enfermedad agregada al VIH (por ejemplo Tuberculosis), activan aún más el sistema Inmunitario de manera crónica y facilitan aún más la replicación viral. El problema de la activación crónica del Sistema Inmunitario es que a la larga lo va debilitando aún más, ya las respuestas dejan de ser eficientes y las células comienzan a morir por una especie de “cansancio” frente a la estimulación constante.
IF.- RECAMBIO DE LINFOCITOS: Existe en la infección por VIH un recambio de células Linfocíticas (TCD4 – TCD8 – B) aumentado, producido potencialmente por la destrucción celular aumentada y la respuesta del organismo frente a dicha muerte celular aumentada. Según ciertos estudios, es probable que el Timo juegue un papel importante, que se produzca algún desequilibrio en él o un trastorno de esta glándula lo que provoca una mayor disminución y recambio celular.
IG.- CÉLULAS DIANA DEL VIH: Son varias las células afectadas por el VIH:
Linfocitos T-CD4: Son las principales células afectadas, las cuales reciben defectos tanto cuantitativos como cualitativos. Aún en etapas iniciales de la infección por VIH, ya puede observarse un defecto en la funcionalidad de estas células, siendo uno de los primeros defectos las alteraciones en antígenos de recuerdos remotos, como toxoide tetánico o antígeno de la gripe. Posteriormente hay una activación anormal de estas células que expresan genes erróneos y finalmente su disminución cuantitativa.
Linfocitos T-CD8: Esta línea celular de Linfocitos T son llamadas “Citotóxicas”, debido a que su principal función es destruir células tumorales, que funcionan mal o que están infectadas por algún organismo invasor. Se consideran una de las principales células que responden al VIH. Sin embargo, a pesar de que hay un aumento de esta línea celular durante el comienzo de la infección por VIH, e incluso una respuesta frente al virus, el cual es probable que escape a esta respuesta por su mutación durante las replicaciones. Luego se ha visto que existe una disminución en la respuesta y funcionalidad de esta línea celular o incluso abolirse para otros microorganismos como Citomegalovirus o Influenza.
Linfocitos B: Productores de anticuerpos y de la respuesta humoral. Aunque estas células no son infectadas por el virus, sí reciben consecuencias con la infección como una activación celular aberrante con aumento de anticuerpos de forma espontánea, los cuales pueden incluso ser complejos y desencadenar fenómenos autoiunmunitarios en pacientes con VIH (por ejemplo, disminución de plaquetas). En personas infectadas por el Virus Epstein-Barr (Mononucleosis) puede causar proliferación de Linfocitos B infectados y su transformación maligna. Además existe una respuesta anormal y aberrante frente a estímulos para la secreción de anticuerpos, como en el caso de las vacunas o inmunizaciones.
J.- RESPUESTA INMUNITARIA FRENTE AL VIH: Como en toda infección, existen dos tipos de respuestas, que son la humoral (anticuerpos) y la celular. En el VIH ambas respuestas están presentes e incluso en un comienzo pueden tener efectividad, pero el gran problema es que con el transcurso de la infección van perdiendo dicha eficacia.
En el caso de la respuesta humoral, los anticuerpos suelen aparecer a las seis semanas de la infección, y son la piedra angular para la detección de VIH por los métodos de laboratorio que hoy se utilizan. Los anticuerpos más importantes y neutralizantes, son los dirigidos contra las glicoproteínas de envoltura GP120 y GP41, sin embargo, el virus es capaz de escapar de esta neutralización por anticuerpos, probablemente por la mutación de sus receptores y a la vez por un fenómeno llamado hiperglucosilación, donde se agregan carbohidratos a los receptores para así evadir la respuesta inmunitaria. En cuanto a la inmunidad celular, tanto Linfocitos CD4 como CD8 juegan un importante papel, los Linfocitos T-CD8 tienen una importante función en controlar la infección, así como otros grupos celulares como Células NK (Natural Killer) que responden innatamente destruyendo células tumorales o infectadas, a pesar de ello la respuesta sigue siendo ineficaz y con el paso del tiempo las líneas celulares se van viendo más comprometidas con una respuesta inmune más inferior. Los mecanismos de evasión del VIH a la respuesta inmunitaria sea probablemente por la inmunosupresión, su mutación, la hiperglucosilación, su latencia y baja respuesta, aún así estos mecanismos son poco claros.
K.- DIAGNÓSTICO DEL VIH: Dentro de las pruebas de laboratorio relacionadas con el VIH, encontramos dos grupos: Método diagnóstico como tal del VIH y las Pruebas de vigilancia para pacientes que viven con VIH. Nos centraremos sólo en el primer grupo, donde veremos que existen dos pruebas para diagnosticar, una es la Prueba de Inmunoadsorbente Ligado a Enzimas (ELISA) y la otra es la prueba confirmatoria de Western Blot (Inmunotransferencia). Hablaremos un poco de estos métodos diagnósticos:
KI.- ELISA: La prueba de ELISA consiste básicamente en un método de detección indirecta del virus, es decir, no detecta el virus como tal ni su presencia, sino que detecta la reacción que éste genera en el organismo. El test de ELISA se basa en la detección de anticuerpos anti-VIH – reacción inmunitaria - que genera una reacción bioquímica en el proceso, dando una reacción intensa (positivo), parcial (indeterminada) o nula (negativa). Según estudio Médicos, el test de ELISA es la prueba óptima, sin embargo, se presentan dos problemas: Primero es que a pesar de su excelente sensibilidad (mayor al 99,5%), su especificidad no es buena, pudiendo arrojar gran cantidad de falsos positivos, sobretodo relacionados a otros procesos inmunológicos, por eso personas con enfermedades Autoinmunitarias, Hepatopatías, Enfermedades virales agudas o recién vacunados, no conviene que se tomen la prueba, pues existe riesgo de Falsos Positivos, por reacciones inmunes “cruzadas” que el test de ELISA no puede clasificar. El otro problema es el Periodo de Ventana, normalmente una persona que tenga sospechas de infección, debe esperar mínimo tres meses para tomar el examen, para que el organismo tenga el tiempo suficiente de generar una reacción frente al virus y se produzcan anticuerpos. Si el test es negativo, es recomendable repetirlo a los seis meses a fin de crear un mayor campo de seguridad.
KII.- WESTERN BLOT: La prueba de Inmunotransferencia es una prueba donde hay una especie de clasificación de los antígenos y anticuerpos del VIH de acuerdo a sus pesos moleculares. Es la prueba confirmatoria. Una prueba Western Blot negativa es concluyente que no existe infección por VIH, aún teniendo una prueba de ELISA positivo.
Existen otras pruebas menos utilizadas como pruebas de determinación del ARN del virus, que pueden realizarse sin un periodo de ventana, se utilizan en casos muy especiales y no para la población estándar. Y también se han implementado otras pruebas rápidas para detectar en saliva o en una gota de sangre, sin embargo, suelen ser poco confiables y un resultado positivo siempre debe corroborarse con un examen de laboratorio más complejo.
L.- MANIFESTACIONES CLÍNICAS: Una infección por VIH prácticamente carece de manifestaciones clínicas hasta que el huésped infectado llega a la etapa SIDA donde sus manifestaciones más comunes van ligadas a las infecciones oportunistas o neoplasias que presenten. Las manifestaciones clínicas podemos dividirlas en tres grupos: Clínica de fase aguda, periodo de latencia, enfermedad sintomática (etapa SIDA).
LI.- CLÍNICA DE FASE AGUDA: Se presenta en aproximadamente un 70% de los pacientes que adquieren VIH, siendo más común en quiénes lo adquieren por vía sexual. Se caracteriza por un proceso agudo de tres a seis semanas luego de haber adquirido la infección y que se prolonga una a varias semanas. Se presenta un cuadro agudo muy parecido a la Mononucleosis Infecciosa, con fiebre, malestar general, faringitis, adenopatías (ganglios crecidos), mialgias (dolor muscular), erupciones en la piel (exantema). Además existe durante esta etapa un grado de inmunosupresión aguda, con disminución de la población de Linfocitos, lo que puede determinar que se presenten ciertas infecciones oportunistas de corta duración. El cuadro cede con el tiempo, aumentan nuevamente los Linfocitos y el VIH pasa a un periodo de latencia.
LII.- LATENCIA CLÍNICA: Es el periodo más largo del VIH, donde una persona sin recibir tratamiento puede durar en promedio diez años sin manifestaciones de ningún tipo, sin embargo, el virus continúa reproduciéndose subclínicamente y causando una inmunsupresión progresiva que finalmente desencadena la enfermedad clínica traducida comúnmente como SIDA.


M.- ETAPA SIDA: SÍNTOMAS, SIGNOS Y TRASTORNOS ASOCIADOS: Esta etapa puede aparecer en cualquier momento en el paciente y las manifestaciones clínicas son inversamente proporcionales a medida que los valores de Linfocitos T-CD4 descienden. Se establece el diagnóstico de SIDA cuando el paciente sus valores de Linfocitos T-CD4 están bajo 200/ul. O cuando tienen alguna enfermedad oportunista considerada presenten cuando hay deterioro grave de la enfermedad. En sí las enfermedades que se manifiestan durante la etapa SIDA pueden llegar a ser interminables, y van desde patógenos más comunes hasta enfermedades oportunistas que sólo podrían enfermar al ser humano cuando su estado inmunológico está muy comprometido; también existe un incremento de las enfermedades graves no relacionadas con el SIDA, como enfermedades cardiovasculares, renales y hepáticas. Iremos enumerando por sistema cada uno de los trastornos más comunes que se relacionan al


SIDA:
M I.- APARATO RESPIRATORIO:
- Bronquitis/Sinusitis: asociadas a Haemophilus Influenzae, Streptococcus Pneumoneae y Micosis.
- Neumonía: siendo las principales bacterias el Streptococcus Pneumoneae y Haemophilus Influenzae. El hongo unicelular Pneumocystis Jiroveci, antes denominado el sello del SIDA, también tiene una gran importancia.
- Tuberculosis: Causada por Mycobacterium Tuberculosis o por Micobacterias atípicas como Mycobacterium Bovis, Avium.
- Neumonía Fúngica: Criptococosis Pulmonar causada por Criptococo Neoformans, la infección más común. También hay otra causada por otros hongos como Aspergillus Fumigatus.

MII.- APARATO CARDIOVASCULAR:
- Miocardiopatía dilatada: probablemente muy relacionada a los tratamientos que reciben los pacientes con VIH.
- Miocarditis: Causada principalmente por Toxoplasmosis, generalmente asociada a Toxoplasmosis del SNC.
- Derrames Pericárdicos: Asociado a TBC, S. Kaposi, infecciones micóticas.

MIII.- APARATO DIGESTIVO:
- Candidiasis Oral: Por Cándida Albicans.
- Leucoplasia Vellosa Oral: Virus de Epstein-Barr (Mononucleosis).
- Esofagitis: Cándida Albicans, Citomegalovirus, Herpes Simplex.
- Estómago: Linfomas o Sarcoma de Kaposi.
- Gastroenteritis: Salmonella, Shiguellas, Campylobacter Jejuni, Cryptosporidium.
- Hígado: Aumento del índice de mortalidad por infecciones de Hepatitis B y C asociadas al VIH. Además toxicidad por los medicamentos usados que pueden llevar a una Esteatosis (Hígado Graso) o Hepatitis Fulminante.

MIV.- APARATO GENITOURINARIO Y RIÑÓN:
- Nefropatía por VIH: Causada por efecto del virus y los fármacos.
- Infección de Vías Urinarias: Suelen ser más graves y más comunes.
- Candidiasis
- Infecciones de Transmisión Sexual: Asociadas a VIH.

MV.- SISTEMA HEMATOPOYÉTICO: Lo más común es la supresión medular, con la disminución de una o más líneas celulares. Dentro de los factores que contribuyen está la infección misma por el virus, los fármacos antirretrovirales, las infecciones oportunistas como Micobacterias y Hongos. También la presencia de Linfomas.

MVI.- PIEL:- Dermatitis Seborreica
- Foliculitis
- Activación del Herpes-Zóster
- Herpes Simple
- Reacciones cutáneas graves por medicamentos: Síndrome de Steven-Johnson.

MVII.- AFECCIONES NEUROLÓGICAS: Pueden ser primarias a la infección, o secundarias a infecciones o neoplasias. Entre las infecciones más común está: Toxoplasmosis, Criptococosis, Neurosífilis, Citomegalosvirus, HTLV-1. Se observan problemas neurológicos de carácter inflamatorio, desmielinizante o degenerativo. El Complejo de Demencia Relacionado a SIDA, es una enfermedad que define el estado de SIDA de un paciente. Casi el 80% de los pacientes con SIDA presentan algún grado de demencia.

N.- TRATAMIENTO: El Tratamiento del VIH hoy en día es un importante centro de recursos para pacientes y, aunque no es la cura de la enfermedad, sí ofrece mantener mayor tiempo posible con vida al paciente infectado ofreciendo una larga lista de fármacos presentes en el mercado. Estos fármacos cumplen diferentes funciones para detener el ciclo de replicación del virus y evitar su reproducción y aumento de la destrucción del sistema Inmunológico, sin embargo, a pesar de los enormes efectos que produce frenando el virus, también es larga la lista de efectos secundarios y nocivos para pacientes que consumen estos fármacos, deteriorando aún más la calidad de vida de éstos y, por qué no, aunque la ciencia lo niegue, quizá apurando el proceso de muerte de un paciente infectado. Los medicamentos empleados para tratar el VIH se agrupan en tres categorías:
- Inhibidores Análogos de Nucleósidos de la Transcriptasa Inversa: Zimoduvine, Diadanosine, Zalcitabine, Lamiduvine, Stavudine y Abacavir.
- Inhibidores no nucleósidos de Transcriptasa Inversa: Delaverdine, Nevirapine, Efavirenz.
- Inhibidores de Proteasas: Indanavir, Ritonavir, Saquinavir, Amprenavir, Nelfinavir, Ritonavir.
Estos fármacos son utilizados en diferentes tablas y esquemas para pacientes, dependiendo de su carga viral, edad, grado de avance de la enfermedad, recuento de células blancas, etc. Así como es larga la lista de fármacos empleados como tratamiento para el VIH, también es larga la lista de efectos adversos e incluso severos que generan estos fármacos. Podemos destacar unos cuántos como:
Náuseas, Cefaleas, Anemias, Depresión Medular, Neuropatías, Pancreatitis, Diarrea, Úlceras Orales, Alergias cutáneas, Síndrome Steven-Johnson, Hepatitis, Alucinaciones, Insomnio, Litiasis (cálculos), Alopecias, Dislipidemias, Hiperglicemias, Astenia. Estas son las manifestaciones más comunes, dentro de una lista aún más larga de efectos, que puede llevar a un paciente con inmunodeficiencia a tener una calidad de vida aún más deteriorada. Es importante valorar si realmente es necesario consumir fármacos que si bien pueden frenar el curso de una enfermedad, nos pueden causar otras repercusiones que pueden ser aún más graves que el propio enemigo que es el virus.

O.- VACUNAS: Las vacunas siguen siendo hoy en día para la ciencia el método más eficaz para frenar y detener el avance del SIDA en el mundo. Se han postulado dos grandes grupos de vacunas: Las Preventivas y las Terapéuticas. Las preventivas han tenido muchos avances hoy en día, incluso hubo en el año 2003 una primera vacuna en estudios de Fase III, la llamada Aidsvax, que prometió mucho, pero que sin embargo no tuvo los resultados esperados al final para prevenir la enfermedad. En cuanto a las vacunas terapéuticas, éstas se administrarían a la población ya infectada y harían un efecto más o menos parecido a los fármacos antivirales para frenar o neutralizar la enfermedad.
El último estudio realizado es sobre una vacuna española que está en estudios de Fase I, la cual aparenta tener éxito para prevenir, sin embargo, estos estudios suelen ser largos y complejos por tanto la respuesta sólo estará presente en unos años más.

P.- PROFILAXIS: Por ahora el único método eficaz como prevención de la enfermedad sigue siendo la abstinencia, la fidelidad en la pareja y el uso de preservativos. Además de tener los cuidados pertinentes a la hora de manejar contenidos y elementos potencialmente peligrosos, como fluidos corporales y sangre, utilizando las normas de bioseguridad.


Los siguiente son puntos que pueden apoyar a personas para mantener un nivel de energía y un sistema inmunológico equilibrado para enfrentar la enfermedad.


HIPÓFISIS - HIPÓFISIS




TIMO - SUPRARRENALES



CÁPSULA RENAL - CÁPSULA RENAL



HÍGADO - RIÑONES






Amigos y amigas, enviamos nuestro mejor pensamiento a todas las personas que estén padeciendo VIH/SIDA, sabemos lo difícil que es llevar una vida en libertad bajo tantas presiones sobretodo de tipo social que esta enfermedad conlleva. Hemos de esperar que con los nuevos tratamientos a base de la Medicina alternativa, mejore la calidad de vida de estas personas y por qué no, la esperanza de encontrar una forma de sanar esta enfermedad. Esperamos que también en un futuro sea menor el número de víctimas y mayor la conciencia colectiva respecto a esta infección.

Les enviamos un abrazo a todos nuestros amigos y amigas lectoras y esperamos que la información les sea de utilidad; acerquense a la terapia de biomagnetismo, de electromagnetismo pulsante y apoyen mediante estos tratamientos al restablecimiento de la salud propia y de terceros.

La información anteriormente presentada fue obtenida del libro Medicina Interna de Harrison, de la teoría del doctor Isaac Goiz y de nuestra experiencia en terapia y tratamientos con personas con este padecimiento.

Visita nuestros otros blogs, da click en el tema que te interese:









Hasta la siguiente entrada!!!!!!!!

jOrGe Y cArLo